La violencia familiar y su ciclo repetitivo

La violencia en las familias es un problema que afecta a más de 5.000.000 de niños, niñas y adolescentes de todos los contextos socioeconómicos y culturales en Argentina.


Si bien la familia es el mejor entorno para proteger a los niños, algunas veces puede ser el lugar más vulnerable, donde se identifican prácticas violentas de los adultos hacia los niños de múltiples formas:

  • Violencia psicológica: es la que se ejerce a través de amenazas, gritos, intimidaciones y humillaciones. Según un estudio del Movimiento Mundial por la Infancia (“Análisis Regional de Situación sobre el cumplimiento de los Derechos de Niñez y Adolescencia”), en Argentina el 65,2% de los padres reconoce haber agredido psicológicamente a sus hijos e hijas.
  • Negligencia: entendida como el descuido, la falta de supervisión y de protección reiterada de los niños por parte de las personas encargadas de su cuidado. Según un estudio de Naciones Unidas (“Encuesta de Indicadores Múltiples conglomerados 2014”), en nuestro país más de 300.000 niños y niñas menores de 5 años son dejados solos durante más de una hora al menos una vez por semana.
  • Violencia física: se ejerce mediante golpes, zamarreos y agresiones que causan daño físico y emocional en el niño. Según un estudio de Naciones Unidas (“Encuesta de Indicadores Múltiples conglomerados 2014”), en Argentina hay más de 200.000 adultos que piensan que los niños necesitan ser castigados físicamente.
Estas formas de violencia, además de poner en riesgo su salud física y emocional en el corto plazo, generan consecuencias en su desarrollo y futuro, muchas veces irreparables. Cuando un niño o niña crece en un entorno violento, naturaliza las agresiones, los insultos, las intimidaciones y las humillaciones y se incrementan las posibilidades de repetir estas situaciones en un futuro.

¿Qué hacemos en concreto para erradicar  la violencia?
  1.  Desarrollamos Programas de Cuidado Alternativo y de Fortalecimiento Familiar en Mar del Plata, Luján, Rosario, Córdoba y Oberá, donde brindamos respuestas personalizadas a más de 2200 niños, niñas y adolescentes.
  2. A cada niño le ofrecemos una atención integral que asegura su acceso a la alimentación, salud y educación.
  3. Concientizamos a los niños y niñas sobre sus derechos, la detección temprana de  situaciones que los ponen en riesgo y de las medidas a tomar.
  4. Realizamos talleres destinados a padres y cuidadores adultos sobre buen trato, manejo de límites y resolución de conflictos para lograr una crianza saludable de niños y niñas.
  5. Llevamos a cabo acciones de prevención y abordaje de situaciones de violencia psicológica, física, sexual o negligencia en la que directa o indirectamente puede encontrarse un niño en nuestros programas.
  6. Contamos con canales de denuncia transparentes y seguros que garantizan la privacidad e integridad de las personas involucradas en la vulneración de derechos.
  7. De acuerdo a cada situación particular, diseñamos planes de desarrollo individual y/o familiar para abordar estas situaciones de violencia, brindando contención, seguimiento personalizado y acompañamiento a los niños y niñas víctimas.
  8. Además, buscamos movilizar a los gobiernos locales y nacionales en torno a la temática con el fin de incidir en el desarrollo de políticas públicas que apunten al trabajo en prevención y erradicación de la violencia intrafamiliar, así como en la protección de quienes la vivencian. 
 
  • Ir arriba
  • Recomendar
  • Imprimir