12 de junio - Día Mundial contra el Trabajo Infantil

El trabajo infantil es una de las problemáticas que más afecta a niños, niñas y adolescentes en todo el mundo, atentando contra su pleno desarrollo integral. Entre sus múltiples formas, las más graves están vinculadas a la esclavitud, la trata de personas, la servidumbre por deudas y otras formas de trabajo forzoso (como el reclutamiento de niños para utilizarlos en conflictos armados), la explotación sexual comercial y la pornografía,  entre otras actividades ilícitas.

En particular, el trabajo infantil doméstico es una modalidad de explotación muy extendida en el territorio de América Latina. Esta problemática se desarrolla en el ámbito privado del hogar y, por lo tanto, está socialmente invisibilizada y tradicionalmente considerada como parte natural de la vida cotidiana.

Las actividades que esta modalidad implica, incluye el cuidado de niños más pequeños, personas con discapacidad y adultos mayores, así como cualquier tarea doméstica, por lo que  las adolescentes son las que se ven más afectadas.

Las niñas y niños víctimas de esta forma de explotación son expuestos a accidentes domésticos de alto riesgo, como manipulación de fuego, artefactos eléctricos y gas. Además, la asistencia a la escuela y el acceso a las actividades recreativas se ven afectados por el aislamiento, la falta de socialización y el tiempo que esta situación les demanda.

Agotamiento, disminución de la atención y deserción escolar son algunos de los indicadores principales que pueden darnos la pauta de que un niño o niña está padeciendo esta problemática. Asimismo, la presencia de heridas, quemaduras u otro deterioro de su aspecto físico pueden dar cuenta de ello.

Desde Aldeas Infantiles SOS abogamos por los derechos de todos los niños y niñas y, en ese sentido, por hacer visible esta forma particular de explotación infantil. Diariamente trabajamos para que niños, niñas y adolescentes puedan desarrollarse en entornos seguros, ejerciendo plenamente sus derechos a la educación, la salud y la recreación y el tiempo libre. Sin embargo, garantizar sus derechos y ampliar la protección social es responsabilidad de todos.

Acompañanos en esta tarea cotidiana desde tu lugar.
 
  • Ir arriba
  • Recomendar
  • Imprimir