Prevenir el VIH debe ser prioridad

El VIH es una enfermedad que afecta a más de 30 millones de personas en el mundo sin discriminar por orientación sexual, raza o condición social, niños, adolescentes, jóvenes o adultos.
En concordancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 establecidos por las Naciones Unidas, los países han acelerado la inversión, el compromiso y la innovación con el fin de mejorar el acceso a los tratamientos y promover la prevención. Sin embargo, aún mueren millones de personas año tras año, afectando fundamentalmente a las zonas más desfavorecidas del planeta.

Los niños y niñas son una población que se ve doblemente afectada por esta problemática, no solo porque pueden ser portadores del virus del VIH, sino porque la enfermedad también los ha dejado sin cuidado parental. Según datos de la ONUSIDA en Argentina hay 18.000 niños de 0 a 17 años de edad que perdieron a sus padres por causas de esta enfermedad. 

En Aldeas Infantiles SOS consideramos que es fundamental que un niño o niña  portador de VIH no pierda su condición de tal por el hecho de portar la enfermedad. Es necesario que pueda disfrutar de la escolaridad, hacer deportes, desarrollar la creatividad, acceder a una adecuada atención de la salud,  sentirse parte de un grupo de pares y contar con un grupo familiar que lo contenga y acompañe en su desarrollo.

La Convención sobre los Derechos del Niño establece que los Estados deben garantizar el acceso a la salud de todos los niños y niñas, sin discriminación alguna. Esto significa que el Estado es el primer responsable de generar, sostener y fortalecer aquellos programas que apuntan al acompañamiento de las familias con HIV. Desde Aldeas Infantiles SOS venimos trabajando en articulación con otras organizaciones dedicadas a la temática como, por ejemplo, Fundación Huésped, donde adolescentes y jóvenes de los distintos programas desarrollan actividades de promoción de la salud y prevención. Esta participación  contribuye a que se incorporen hábitos de cuidado y prevención al mismo tiempo que promueven acciones de sensibilización a la comunidad.

Erradicar el VIH es posible. El primer paso es brindar información y así disminuir el desconocimiento que hay sobre la problemática para combatir la discriminación y contener a las familias en esta situación. El paso siguiente es la realización del test. La información salva vidas.
 
  • Ir arriba
  • Recomendar
  • Imprimir