A 26 años de la Convención: ¿Cuál es la situación de la infancia hoy en Argentina?

Este 20 de noviembre se cumplen 26 años de la aprobación de la Convención sobre los Derechos del Niño, el tratado de derechos humanos más completo y ampliamente ratificado de la historia.


Argentina incorporó la Convención a la Constitución Nacional en 1994, asumiendo así el compromiso de adecuar la legislación interna, modificar las instituciones, políticas públicas y prácticas socioculturales a fin de garantizar la promoción y protección de los derechos de todos los niños y niñas.

Si bien se han hechos grandes avances en materia de cuidado de la infancia y adolescencia en nuestro país, todavía hay muchos niños y niñas que quedan expuestos a diferentes situaciones de riesgo, vulnerándose sus derechos más allá del espíritu de la legislación vigente. En la actualidad, dentro de los derechos más vulnerados de la niñez en Argentina podemos mencionar el derecho a la protección, el derecho a una educación de calidad  y el derecho a la alimentación

Para dar respuesta a estas problemáticas,  y convencidos de la importancia de proteger a los niños y niñas, desde Aldeas Infantiles SOS desarrollamos distintas acciones que tienen como objetivo resguardar sus derechos.  Para ello desarrollamos Programas que apuntan a fortalecer  las capacidades de cuidado de las familias, contribuyendo así a generar prácticas de crianza positiva. Sin embargo, cuando las autoridades correspondientes determinan que un niño/a debe ser separado de su familia por presentarse situaciones de vulneración de derechos, les brindamos un entorno familiar protector que les permita alcanzar su desarrollo integral, mientras trabajamos en la revinculación con su familia de origen.

Algunos números que reflejan las problemáticas:

- Hoy en día, más de 400.000 niños, niñas y adolescentes en Argentina se encuentran en situación de trabajo infantil severo, poniendo en riesgo su seguridad y desarrollo integral. (Fuente: Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, Serie del Bicentenario V, 2015)

El trabajo infantil es una clara vulneración de derechos, perjudica el bienestar físico mental y  emocional del niño e interfiere en su educación, limitando el progreso de sus capacidades. El trabajo infantil, expone a riesgos y privaciones de derechos y con ello no sólo limita el desarrollo de sus capacidades sino que constituye un eslabón central de los procesos de  reproducción intergeneracional de la pobreza y la precariedad laboral.
En Aldeas Infantiles SOS trabajamos para prevenir la problemática del trabajo infantil para restituir el derecho a la protección de cada niño y niña: trabajamos diariamente con las familias de forma grupal e individual a través de capacitaciones y acompañamiento para la búsqueda de empleo de los referentes adultos. De esta manera, se pretende mejorar las condiciones económicas de las familias y reducir o evitar que el niño deba salir en busca del ingreso que contribuya al sustento económico.
 
- 1 de cada 2 adolescentes que está en la escuela secundaria, no la termina. (Fuente: Fundación Cimientos)

Si bien la Ley de Educación plantea la obligatoriedad de la escuela hasta el nivel secundario,  lamentablemente, este principio no garantiza la igualdad de condiciones  para que los adolescentes y  jóvenes accedan, permanezcan y egresen del sistema educativo, con aprendizajes  de calidad.
 
La deserción escolar en el secundario es el principal problema que afecta al sistema educativo. Inserción temprana en el mercado laboral, repitencia, sobreedad, desmotivación, necesidades básicas insatisfechas y embarazo adolescente son algunas de las causas principales que la desencadenan y que posicionan a los adolescentes y jóvenes de los sectores más vulnerables en inferioridad de condiciones.
 
En Aldeas Infantiles SOS es prioridad acompañar el proceso educativo de cada uno de los niños y  adolescentes que participan de nuestros programas, especialmente en el Programa de Cuidado Alternativo de las distintas localidades. Desarrollamos actividades de apoyo escolar y motivación para promover la permanencia y culminación de cada ciclo lectivo. En el caso de los adolescentes y jóvenes, trabajamos para la autonomía progresiva mediante un plan de desarrollo que incluya acciones en materia de educación, capacitación para el empleo, integración en la comunidad y que fomente el desarrollo de habilidades para la vida adulta.
 
- El 21.5% de la infancia y adolescencia pertenecen a hogares con bajo ingreso económico, generando una grave deficiencia alimentaria. (Fuente: Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, Serie del Bicentenario V 2015)

El acceso a la alimentación en cantidad y calidad es un derecho básico para garantizar el sostenimiento de una vida saludable. El niño que no logra satisfacer sus necesidades nutricionales en los primeros años de vida ve afectado su crecimiento y su desarrollo madurativo y cognitivo. Por eso, en nuestro Programa de Fortalecimiento Familiar y Desarrollo Comunitario llevamos adelante espacios de cuidado diario donde los niños y niñas que asisten reciben un desayuno, almuerzo o merienda saludable, rica y equilibrada. Además, brindamos talleres a los adultos responsables donde resaltamos la importancia de la alimentación nutritiva en los niños, especialmente durante los primeros años.
  • Ir arriba
  • Recomendar
  • Imprimir