Mica comienza una nueva etapa

Micaela es una joven que vive en la Aldea Infantil de Luján hace 8 años. Luego de mucho esfuerzo y crecimiento, Micaela logró comenzar su camino hacia la independización a través del Programa Vivienda Asistida.
En esta oportunidad, queremos compartir con ustedes una historia muy especial, de mucho esfuerzo y superación.
 
Micaela es una joven que participa de nuestro Programa de Cuidado Alternativo en Luján hace 8 años. Ingresó en el 2008 junto a sus dos hermanas, Camila y Graciela, con quienes creció en una de las casas familiares al cuidado de Norma, cuidadora social de la organización, y con el acompañamiento del equipo técnico de la localidad.
 
Micaela es una joven muy tranquila y dulce. Generalmente, no resultaba dificultoso para el equipo mantener entrevistas y encuentros con ella. Así mismo, mantuvo siempre excelente relación con Norma. La mayor dificultad de Micaela se dio en relación a la escuela, ya que le costó asistir con regularidad a clases por distintos motivos. Por este motivo, el equipo técnico pedagógico de la filial focalizó su trabajo con ella en esta área y, en este sentido, se comenzó a desarrollar junto con ella un proceso de motivación, autonomía e independización.

Así, Micaela comenzó a tomar decisiones por ella misma y decidir qué proyectos le gustaría consolidar en su vida. Desde Aldeas Infantiles la apoyamos en cada una de sus elecciones y proyectos a futuro, realizando actividades de su agrado tanto en el área educativa como de formaciones con salida laboral. De esta manera, Micaela logró retomar sus estudios y terminó el secundario rindiendo sus últimas materias.

Luego de mucho esfuerzo y crecimiento, Micaela comenzó su camino hacia una vida autónoma, dando lugar a una nueva etapa en el Programa de Vivienda Asistida, donde se la acompaña en la toma de decisiones y en la elaboración de un proyecto de vida hacia la autonomía. Hasta el momento pudo emprender distintos proyectos: comenzó un curso de costura, consiguió un empleo como ayudante de dentista durante la semana y está considerando realizar el profesorado de educación física. Ella se encuentra muy contenta y entusiasmada por los nuevos desafíos que se aproximan.

Para celebrar este cambio, después de tantos años, las cuidadoras junto a los niños y niñas y el equipo técnico pedagógico armaron un encuentro para poder compartir un momento de despedida cargado de emociones. Los chicos y las cuidadoras le armaron un cartel en el que expresaban los mejores deseos y amasaron deliciosas pizzas para compartir. Pero la emoción tocó a la puerta cuando Norma Gómez, su cuidadora de hace muchos años, le dirigió unas dulces y cálidas palabras.
 
Todo el equipo le desea que continúe luchando por sus sueños y proyectos y que pueda seguir superándose día a día como hasta ahora. ¡Felicitaciones Micaela y te deseamos mucho éxito en todo lo que emprendas!
  • Ir arriba
  • Recomendar
  • Imprimir