FILIAL OBERÁ – 23 junio 2019

40 años de trabajo por los niños de Oberá y el país.

Hace cuarenta años comenzamos nuestro trabajo en Oberá. Aunque el contexto y las necesidades que atendíamos eran diferentes nuestro foco de trabajo era el mismo: aliviar el sufrimiento de niños y niñas que veían vulnerados sus derechos. Fuimos pioneros en el abordaje de las problemáticas de la infancia, en la atención personalizada de niños y niñas y en el desarrollo integral de cada uno de ellos. Nunca estuvimos solos para lograrlo, además del apoyo de miles de personas, del trabajo en red con las Autoridades de Aplicación y con distintos aliados locales, nuestra historia que traspasa las fronteras del país.  Aldeas Infantiles SOS fue fundada en Austria hace más de 70 años, en 1949 y actualmente tiene presencia en 135 países.

En Oberá dimos nuestros primeros pasos en el país. Allá por 1979 nos enfocamos en brindar cuidado y protección a niños y niñas que habían sido separados de sus familias. Nuestro modelo fue revolucionario para aquella época: ofrecíamos un espacio protector similar al del entorno familiar y evitábamos que los niños fueran enviados a los tradicionales orfanatos.  Esto permitió que cientos de niños pudieran permanecer junto a sus hermanos en grupos familiares pequeños, con una cuidadora estable y comprometida con su crianza. Al vivir cerca como parte de una Aldea Infantil SOS pudieron crecer en una red de apoyo mutuo y en un entorno protector. El desarrollo individual de niños y niñas se fomentó al brindarle a cada uno la posibilidad de crecer sin violencia y de proyectar un futuro mejor.  

En la actualidad Cuidado Alternativo funciona tanto en la modalidad de la Aldea como en casas integradas en la comunidad. De ese modo los participantes reciben un mejor cuidado y cuentan con diversos referentes afectivos, lo que favorece no solo su desarrollo integral sino su integración social.  Nuestro trabajo lleva ya 40 años de experiencia local y continúa vigente ofreciendo a decenas de niños, niñas y adolescentes un cuidado de calidad, personalizado y que garantiza su desarrollo integral mientras se trabaja con las familias de origen para que puedan volver a vivir en familias o bien mientras se acompañan procesos de adopción que garanticen a los niños el derecho a la convivencia familiar.

En el último tiempo acompañamos múltiples procesos de adopción, procesos que representaron para cada uno de los niños/as una oportunidad de volver a la tan ansiada vida familiar. Pero también fuimos testigos del dolor que produce la espera de una familia adoptante para los adolescentes que aún aguardan una resolución.  Por eso actualmente nuestros esfuerzos se concentran en acompañar a las decenas de adolescentes y jóvenes que, sin la posibilidad de una familia que los acompañe, enfrentan el desafío de la adultez con el único apoyo de nuestra organización. Los acompañamos y formamos en su transición hacia la vida adulta y en la construcción de su autonomía. Desarrollamos estrategias a medida y los acompañamos en sus proyectos personales. Los alentamos a la formación para el empleo, y a la realización de estudios terciarios y/o universitarios.

Como parte de nuestra labor durante estos cuarenta años hemos impulsado la educación como herramienta trasformadora de la realidad. Creemos que es uno de los recursos más poderosos para romper con la pobreza, la exclusión y la violencia, por ese motivo en 1987 inauguramos el Colegio Hermann Gmeiner. Desde aquel momento fomentamos la inserción de niños, niñas y adolescentes con capacidades diferentes.  Actualmente cuenta con más de 900 alumnos y tiene una estructura completa desde nivel inicial hasta la formación profesional. La construcción del Jardín de Infantes y la Escuela anexos a la Aldea, fueron vitales para esta zona que sufría la falta de recursos educativos. El Colegio Hermann Gmeiner ha brindado a miles de niños la oportunidad de una educación de calidad y que potencie sus habilidades desde hace más de treinta años.

Las problemáticas que atendemos fueron cambiando a lo largo de estos cuarenta años, del mismo modo que lo hicieron nuestros Programas, porque nuestra meta es ofrecer siempre la mejor solución posible. Nos esforzamos para brindar la mejor calidad y para desarrollar nuevos y mejores modos de hacer nuestro trabajo.

Para todo niño o niña lo mejor es crecer en familia, sin violencia y alcanzando el máximo de sus posibilidades. Por eso hoy nuestro foco de trabajo está en la prevención de la separación familiar, a partir del apoyo a los adultos para fortalecer sus capacidades de cuidado y para que puedan relacionarse desde la afectividad, eliminar los vínculos violentos y respetar los derechos de los niños bajo su cuidado. Así, además de nuestro actual Programa de Fortalecimiento Familiar y Desarrollo Comunitario, próximamente realizaremos la apertura de un Centro Comunitario en el barrio Villa Cristen. Será un espacio de cuidado para niños y niñas de 0 a 6 años, donde recibirán sus comidas diarias y realizarán juegos y actividades con foco en la estimulación y el desarrollo integral de la primera infancia. Doscientos cuarenta familias se verán beneficiadas de esta iniciativa.

Muchas y grandes cosas han pasado a lo largo de nuestros primeros cuarenta años en Oberá. Fuimos testigo y parte del crecimiento de la ciudad, hemos acompañado a miles de familias desde los inicios de nuestro trabajo y hemos redoblado esfuerzos en cada momento difícil para brindar el mejor servicio a cada uno de nuestros participantes. Cuarenta años después no solo podemos ver los resultados del trabajo realizado sino también ver cómo se han multiplicado y expandido nuestros programas y líneas de servicio. El peso de nuestra historia en Oberá nos impulsa para seguir creciendo en atención directa de niños y familias que cuentan con nuestro apoyo para tener un futuro mejor.

 

Nuestro trabajo en Oberá en números:

Brindamos servicios a más de 2.000 personas en Oberá:

  • 41 participantes de Cuidado Alternativo
  • 4 procesos de Re-vinculación y Adopción
  • 28 participantes de Vivienda Asistida
  • 715 participantes de Fortalecimiento Familiar
  • 141 participantes de Biblioteca Digital y talleres de capacitación
  • 1 colegio de nivel inicial, primario, secundario y centro de Formación Profesional
  • Nivel inicial: 52 niñas y 49 niños
  • Nivel primario: 211 niñas y 210 niños
  • Nivel secundario y centro de Formación Profesional: 644 participantes