11 octubre 2018

¿Por qué impulsamos la Ley de modificación del Código Penal?

El abuso sexual contra niños es la violencia más silenciada contra niños y niñas. Los datos son escalofriantes y es urgente cambiarlo, por eso impulsamos la modificación del Art. 72 del Código Penal.

    

 

 

 

 

 

 

La Ley de Modificación del Código Penal de la Nación Argentina sobre Acciones Dependientes de Instancia Privada recibió anoche aprobación unanime en Camara de Senadores y es un cambio fundamental por la proteccion infantil. A partir de ahora, los delitos contra la integridad sexual de los niños, niñas y adolescentes son de instancia pública. Esto significa que cualquier persona podrá denunciar y así la Justicia, a través de sus dependencias estará obligada a investigar -sin importar si se ratifica o no la denuncia- y podrá resguardar la protección de los niños.

 

¿Qué impacto tiene la aprobación de la Ley de Modificacción del Código Penal? 

En nuestro país, el abuso sexual contra niños y niñas  está sancionado penalmente por el Código Penal de la Nación y hasta antes de aprobarse la Modificacion al Art. 72 del Código Penal se lo tipificaba  como delito de instancia privada; esto significaba que el Estado por medio de sus instituciones no podía accionar de manera directa. En el caso específico del abuso sexual contra niños y niñas,  significaba que las denuncias  requerían una ratificación por aparte de la victima para que el Estado iniciara las acciones correspondientes. Al tratarse de niños y niñas esta ratificación además quedaba librada a la voluntad de los adultos responsables del cuidado que debían consentir para que la justicia iniciara el proceso de investigación correspondiente.

Esto que parecía un eslabón de procedimiento era en realidad un impedimento para el avance de la investigación y la consecuente sentencia judicial, imprescindible para el reconocimiento del niño/a como víctima y para iniciar el proceso de reparación del daño.

Tal como refiere toda la literatura especializada y como muestran las estadísticas, en los delitos contra la integridad sexual de los niños el 75% de los abusadores es un familiar directo o una persona de confianza del círculo familiar, es decir, es un referente afectivo muy importante para el niño o niña y para todo el grupo familiar. Esto implica que, al momento de radicar y/o ratificar una denuncia, el adulto debe, en primer lugar, dar credibilidad al relato del niño o niña  y al mismo tiempo  debe dar paso a la duda en relación a una persona que hasta ese momento era un referente significativo para todo el grupo familiar.

Argentina ha desarrollado en los últimos años, diferentes mecanismos a través los cuales los ciudadanos pueden radicar denuncias por abuso sexual u otras formas de violencia hacia niños y niñas. Lo cierto es que hasta la fecha si estas denuncias no eran ratificadas por las víctimas o sus representantes las mismas quedaban reducidas a un mero archivo en las oficinas públicas. 

¿Por qué esta Ley cambiará la vida de los niños? 

Está probado que un alto porcentaje de denuncias quedan inconclusas por desconocimiento, temor y en algunos casos hasta negación por parte de los adultos. Esto expone a muchos niños y niñas quienes no encuentran la contención y acompañamiento que necesitan por parte del adulto depositario de su sufrimiento. De acuerdo con datos del Programa Víctimas Contra Las Violencias del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, más de la mitad de las denuncias por abuso sexual a niñas/os y adolescentes no fueron investigadas porque la persona denunciante no continuó el trámite ante la justicia.

En esta misma dirección se ubican los datos del relevamiento realizado por FEIM – Fundación para Estudio e Investigación en la Mujer: El 62% de los niños/as abusados no pidió ayuda, el 22% la pidió y no la recibió o fue inadecuada. Y sólo el 16% pidió ayuda y fue creído.

La modificacion lograda facilitará los procesos judiciales y favorecerá la proteccion de los niños, niñas y adolescentes. 

¿Qué cambia con el proyecto aprobado? 

Los niños y niñas cuenta con más garantías jurídicas para el resguardo de sus derechos. Ahora se necesitarán protocolos y capacitaciones para que sea una realidad cuanto antes, porque nuestra experiencia a diario en el terreno nos dice que la problemática del abuso sexual contra niños es transversal y está cada vez más presente. La impunidad en los delitos de abuso sexual contra los niños debe terminar ya y este es el primer paso para lograrlo. 

¿Qué más hay que hacer? 

Es urgente continuar el trabajo en concientización, prevención y en el apoyo a quienes han padecido estos delitos. La intervencion es fundamental para que los niños y niñas puedan transitar el proceso de reparación que les permita recuperarse. Con tu ayuda podemos hacerlo. La protección de los niños es una tarea de todos y juntos podemos convertirla en realidad.

¿Cómo podés ayudar? 

Sumando tu apoyo a quienes han padecido este sufrimiento podés hacer una gran diferencia. Podés ayudar a una víctima hoy con una donación mensual que nos permita apoyar los procesos de recuperación e impulsar las denuncias. 

Podés además descargar informacion y acercar los telefonos de ayuda a quienes lo necesiten. Todos podemos hacer una diferencia favorable por los niños.