POR UNA SOCIEDAD LIBRE DE VIOLENCIA HACIA LA MUJER

25 de noviembre Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer
Logo-AldeasInfantiles600-(1).jpg
El 25 de noviembre el mundo entero conmemora el “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en diciembre de 1999.

Este día fue elegido en recuerdo de las hermanas Mirabal (apodadas “Las mariposas”) que fueron detenidas, violadas y torturadas por el régimen dictatorial de Rafael Leónicas Trujillo en República Dominicana. Por esto, las mariposas son el símbolo de la lucha contra la violencia hacia la mujer.
Pero además de las hermanas Mirabal, en esta fecha se recuerda a todas las mujeres que han sufrido y siguen sufriendo el maltrato y la degradación de la violencia en sus diferentes tipos y modalidades: indiferencia, menosprecio, insultos, empujones, acoso, violencia económica, explotación sexual, torturas, violaciones, hasta femicidio.

Aldeas Infantiles SOS asume la responsabilidad de prevenir y atender todo tipo de violencia que pueda darse por condicionantes de género o por prejuicios vinculados a ella y se compromete a promover acciones que contribuyan a la transformación de los patrones culturales y sociales que sostienen los estereotipos clásicos de dominio. 

La condena y el rechazo de todo tipo de violencia de género son necesarios, pero también lo es una reflexión comprometida sobre las causas y factores de esta violencia. Aunque se ha avanzado de manera significativa en la conquista de la igualdad entre los hombres y las mujeres, todavía perdura el machismo en muchos ámbitos de la sociedad. Es por eso que debemos avanzar en una educación sexual integral, igualitaria y crítica con cualquier tipo de sexismo o discriminación por razón de orientación sexual o identidad de género.

Es así que desde Aldeas Infantiles SOS se desarrollan acciones, programas y líneas de trabajo en conjunto con las familias, las comunidades y el Estado, con el convencimiento de que sólo a través de una crianza positiva y con perspectiva de género es posible promover el desarrollo de la autonomía de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes a través de relaciones equitativas; y así aportar a sociedades futuras cada vez más justas y democráticas.