Felicidad en forma de agua caliente

Una jornada de reciclaje, solidaridad y ayuda. A partir del esfuerzo conjunto una familia logra tener agua caliente en su casa.
El pasado jueves 23 de noviembre fue un gran día para Cyntia (17), Cristian (16), Rodolfo (20) y otros nueve jóvenes del Programa de Cuidado Alternativo de Luján.
Junto a la organización Sumando Energías, aprendieron a construir calentadores solares con material reciclado y al mismo tiempo pudieron ayudar a la cuidadora comunitaria Yesica. Ella forma parte de  "Principitos y Princesitas", uno de los centros comunitarios de Aldeas Infantiles SOS en Luján.

Fue una jornada intensa que terminó con el colector de agua instalado en la vivienda de la familia.  La actividad además de una gran experiencia de aprendizaje fue de gran trabajo conjunto. Participaron niños, niñas y adolescentes de Cuidado Alternativo, Yesica junto a su familia, los voluntarios del banco HSBC y los profesionales de  Fortalecimiento Familiar y Cuidado Alternativo. Trabajaron desde las 9 de la mañana hasta las 19 horas y hubo mucha preparación previa. “Para poder realizar la construcción, estuvimos recolectando varias semanas las botellas plásticas entre todos en la aldea”, relata Rodolfo.

 

Yesica vive con sus dos hijos en una casa que tiene agua corriente pero que no contaba con agua caliente.  El colector de agua funciona con luz solar y está hecho con materiales reciclados: botellas, latas, caños y telgopor. Una vez que el sol comienza a radiar el sistema, por la ducha instalada dentro de la vivienda  comienza a salir agua caliente. Yésica cuenta que esto les cambió la vida y los hace muy felices: “antes calentaba agua en la olla y nos bañábamos rápido y sin ducha. Con el  colector sale agua bien caliente. A veces nos bañamos dos veces en el día. ¡Estamos felices!
 
"Actualmente muchas familias en Argentina no cuentan con acceso a agua caliente y utilizan métodos peligrosos para calentar agua, como por ejemplo en un jarrito con garrafa o con resistencia eléctrica, que tiene peligro de electrocución o principio de incendio", explica uno de los voluntarios de Sumando Energías y asegura: "Nuestra propuesta es que tengan agua caliente a lo largo del año través de energías renovables"
Para los jóvenes de la aldea en Luján fue una gran oportunidad para aprender acerca del cuidado ambiental, el reciclaje y la solidaridad. “¡Saber que una familia ahora cuenta con una ducha con agua caliente y que uno pudo ayudar me hace muy feliz!” cuenta Cyntia. “¡Me gustaría seguir participando de actividades así!” cuenta Cristian muy entusiasmado y mira orgullosamente a la ducha solar que han construido en conjunto.