¿Qué es el programa de Familias Solidarias?

Familias Solidarias es un programa de acogimiento familiar destinado a niños, niñas y adolescentes que de forma transitoria no pueden vivir con sus familias de origen. El objetivo del programa es proporcionarles alojamiento temporal en un medio familiar alternativo, garantizando un cuidado afectivo y personalizado, mientras se trabaja por revertir los motivos que dieron lugar a la medida de separación de su familia de origen. Esta medida de separación, así como la definición de la necesidad de ser incluido en una familia solidaria pertenece al  organismo de niñez competente en cada localidad.

El acogimiento familiar es una práctica desarrollada en muchos países del mundo y que se encuentra en expansión ya que permite garantizar a niños, niñas y adolescentes su derecho a la convivencia familiar, durante el período de tiempo en el que no pueden vivir con sus familias.

Durante el tiempo que dura el acogimiento, se garantiza el respeto al niño/a, a su familia de origen y a su identidad cultural y se acompaña a las familias solidarias en su tarea de cuidado integral. 

¿En qué se diferencia de la adopción?

Acogimiento familiar no es adopción. El acogimiento familiar que brindan las familias solidarias es un recurso temporal, que se brinda por un tiempo acotado, mientras se trabaja por resolver la situación familiar definitiva de ese niño o niña, sea esta el regreso a su entorno de origen o bien la adopción por parte de una nueva familia. En ningún caso puede constituirse la familia de acogimiento en su familia adoptante. Ambos suponen procesos diferentes y excluyentes entre sí.

¿Quiénes pueden ser Familias Solidarias?

Pueden ser Familias Solidarias todas las personas que cumplan con los siguientes requisitos:

  • Ser mayor de 30 años (género indistinto).
  • No estar inscripto en el Registro de Adoptantes - RUAGA  
  • No poseer antecedentes penales ni deuda alimentaria
  • Sentir la intención solidaria de apoyar a un niño o niña y su familia cuando de forma temporal la misma no pueda encargarse de los cuidados
  • Contar con el tiempo y los recursos necesarios para afrontar el cuidado de un niño o niña ofreciendo un ambiente afectivo y protector
  • Participar del proceso de selección y capacitación previo

¿Qué sucede una vez que soy aceptado/a como Familia Solidaria?

Finalizado el proceso de selección y los procedimientos legales, las Familias Solidarias reciben capacitaciones en temáticas relacionadas con la niñez, el ejercicio de los derechos de los niños y niñas y herramientas para acompañar de manera personalizada a los niños que se encuentran temporalmente bajo su cuidado. Una vez iniciado el acogimiento y durante todo el tiempo que dure el mismo, la Familia Solidaria recibe apoyo técnico de profesionales expertos en cuidado directo de la niñez y asistencia permanente para evacuar dudas, ansiedades y temores en relación al compromiso asumido y a las responsabilidades que ello representa. Asimismo, se realizarán Encuentros de Familias Solidarias, con el objetivo de compartir experiencias, intercambiar herramientas y brindarse apoyo mutuo.