18 julio 2018

Maximiliano, en camino a su vida independiente

Maxi logró terminar el secundario con mucho esfuerzo. El año pasado, participó de varios talleres de carpintería y ahora trabaja en el área de mantenimiento de la filial de Córdoba. Para él, el trabajo es muy importante, ya que además de lo que significa para su crecimiento personal, sabe que ayuda al lugar que lo acompaña desde hace 15 años.

Maxi (21) es un joven alegre, gracioso y muy ocurrente, y no tarda mucho tiempo en ganarse el cariño de cualquier persona que lo conozca.

Desde que era muy chico, tiene ciertas dificultades para el aprendizaje, y encontró en la tecnología un lugar donde desarrollar sus potencialidades. René, el profesor del Centro de Innovación Tecnológica lo acompaña en este crecimiento. Le gusta conocer nuevas aplicaciones y aprender a utilizar nuevas herramientas.Maxi se destaca por su memoria visual: ¡la capacidad que tiene para ubicarse es única! No tiene más que haber ido una sola vez a un sitio para recordar dónde queda y cómo ir ¡Es un gran compañero de viajes!

Con mucho esfuerzo, terminó el secundario hace unos años. Fue un proceso largo y difícil. Fueron muchos los momentos en los que se sintió tentado a bajar los brazos, pero con el acompañamiento de sus seres queridos y su perseverancia logró hacerlo. Y por supuesto, hubo fiesta de egresados, donde lució un impecable traje negro, adecuado para semejante momento. Compartió esa noche tan especial con sus compañeros de escuela, amigos y familiares. Su cara reflejaba todo lo que significaba para él.

También se lleva muy bien con los trabajos manuales. El año pasado participó de varios talleres de carpintería y herrería, donde hizo distintos muebles que después intentó vender. Así adquirió conocimientos y experiencia, y hoy, una carpintería del barrio le encarga trabajos cuando lo necesitan.

Allí es donde pone hoy el foco, en el trabajo. Con el apoyo de un plan del Estado que permite a los jóvenes desarrollar las primeras prácticas profesionales, Maxi trabaja en el área de mantenimiento de Aldeas Infantiles Córdoba. Se ocupa del jardín, arregla los muebles, tiene a cargo la parte eléctrica, entre diversas tareas. Para él, el trabajo es muy importante, ya que además de lo que significa para su crecimiento personal, sabe que ayuda al lugar que lo acompaña desde hace 15 años. Allí también tiene un consejero: José Luis, quien lo acompaña y le enseña todo lo que él sabe. "Maximiliano es un chico que siempre quiere aprender, y deja que le enseñen", cuenta orgulloso.